miércoles, 7 de diciembre de 2011

Renacer, Regenerar Participar.


Empiezo este blog en el mejor momento, en el del RENACIMIENTO. Todos los fracasos suponen el inicio de nuevos éxitos si somos capaces de reconocer los errores.
A esta socialista convencida, le queda claro que no valen excusas vanas ni mirar hacia atrás para buscar culpables de lo que nos vino el 20N. No, sólo conseguiríamos hacernos trampas al solitario. Y a estas alturas, entramparnos a nosotros mismos, supondría una puntilla mortal de necesidad.
Los mensajes han quedado claros: los ciudadanos progresistas no quieren políticas conservadoras realizadas por los partidos de la izquierda. Ni hemos sabido ver la crisis, ni hemos sabido explicarla, ni hemos sabido decir ¡NO! a la tiranía de los mercados. Y la economía ha sido un alud que se ha llevado por delante todo lo demás. Porque nadie podrá negar nunca que el gobierno de Zapatero ha sido el de los avances en los derechos de las personas. Ha sido el gobierno de la PAZ, ha sido el gobierno de tantas y tantas cosas positivas…pero no hay nada que pueda con la crisis, con la angustia de quien no llega y con el miedo del que teme perder.
Es verdad que el PP se ha comportado como la hiena que acostumbra ser, pero eso es lo habitual y no nos tenía que haber cogido de sorpresa.
Es la ocasión para que renazcamos de nuestras cenizas. Probablemente la palabra que más he oído estos días es la de RENOVACIÓN  (aunque yo me inclino por pensar que muchos en realidad lo que buscan es una RECOLOCACIÓN). Y yo, sin embargo, coincido con mi amigo y compañero Odón Elorza en que deberíamos hablar de REGENERACIÓN de la política.
Volver a plantear un proyecto que consiga desbunkerizar  el partido, que elimine las cotas de poder irracional que no han hecho otra cosa que restar apoyos y capital humano a favor de quienes sólo buscaron la calidez de la seguridad personal, en detrimento del proyecto colectivo.
Erradicar la corrupción y no justificarla en modo alguno es otra de nuestras prioridades pero, sobre todo, PARTICIPACIÓN. Conseguir bajar nuestro partido a la calle, de donde nunca debió salir. Recuperar nuestro pasado obrero, nuestro pasado reivindicativo, nuestra movilización, los barrios, los núcleos urbanos, los rurales. Tendremos que volver a dar la voz a quienes apartamos y volver a enganchar a aquellos compañeros que se sintieron fuera de un partido que se tornó extraño para ellos.
No se trata de un cambio de cartas, de caras, de sillas. No, se trata de un cambio de modelo, de definir qué queremos y cómo lo queremos conseguir. Se trata, después, de decidir quién es la mejor persona para encabezar el proyecto.
Es hora de que los propios socialistas rechacemos a aquellos cuyos egos ahogaron a los que sí quisieron trabajar y que se premien los triunfos en vez de los fracasos. La grandeza de este partido es el capital humano del que dispone; un capital formado, informado, con criterio propio y con una capacidad de autocrítica que puede suponer una mejora constante.
La historia es un papel en blanco que se escribe con las líneas de la vida que nosotros trazamos.

7 comentarios:

  1. El gran problema de los socialistas, y a mi juicio lo que les ha costado el gobierno, es que no son capaces de distinguir entre la ideología y las actividades de gobierno. Para ellos todo es siempre lo mismo, y dan por supuesto que las herramientas habituales que emplean en política -proyectos de ley espectaculares y transgresores, mítines, propaganda, ruedas de prensa, etc.- también sirven para resolver los problemas administrativos y de gestión de un país o de los territorios y ciudades en que gobiernan. Esto no es asi. Lo malo es que no se comprende hasta que llegan los malos tiempos y surge la necesidad perentoria de buscar soluciones eficaces. ¿Ustedes se preguntan por qué el PSOE ha perdido las elecciones? Deberían estar preguntándose más bien por qué ha sufrido la peor derrota electoral de su historia. Obviamente se está haciendo algo mal, y no tiene que ver con la estrategia de comunicación, con la motivación ni la participación. Puede que más bien se trate de errores de planteamiento. Y por supuesto, de la falta de gente adecuada.

    Por todo ello, aunque el escrito de la Sra. Díez está lleno de cosas vibrantes -que incluso suscitan la intervención favorable de un conocido político profesional y aparatero en ciernes como el Sr. Rodriguez Vaz-, decepciona por su intención de enfrentarse a la debacle con más de lo mismo. Recomienda participación, renovación, definición de modelos, etc., sin darse cuenta de que eso mismo fue lo que propuso Zapatero al ser nombrado Secretario General. Y miren dónde están ahora. ¿Quieren que todo eso se repita, que haya otro ciclo de cuatro o seis años de euforia y después otra catástrofe, y luego otra vez a lo mismo?

    ¿Qué es toda esa estupidez de la "tiranía de los mercados", o "los derechos de no se quién"? Ya estamos otra vez en lo mismo. Son incorregibles. Ustedes entienden mal la política. Eso es tolerable en un período de estabilidad económica y social como el que vivió España entre 1996 y 2007. Pero en un período de cambios y perturbaciones lo que la ciudadanía necesita de manera imperiosa y urgente son soluciones a sus problemas, principalmente al paro. Si ustedes no son capaces de dar una respuesta adecuada, la misma lógica de los hechos les obligará a hacerse a un lado.

    ResponderEliminar
  2. La miopía es una enfermedad adaptativa, permitió que aquellos que no servian, para la caza desarrollaran el entorno cercano, que era el que dominaban, la sordera, tambien aisla al que la padece de los demas y crea un mundo particular, en ausencia de estimulos sonoros, de ambas salieron grandes genios, pero muy pocos buenos politicos, porque si bien para ser buen politico, se necesitan ambas, no ver, y no oir cuando es preciso, además de buenos amigos, y carecer de iniciativa propia, parece que los ciudadanos, se han dado cuenta, que una cosa es lo que queremos los politicos y otra lo que quieren ellos, hasta que no se recuperen los sentidos perdidos y el mas importante de todos que es el sentido comun, es probable, que estos, no vuelvan a darnos su apoyo, para que empecemos, a verlos, oirlos, tocarlos, sentirlos, gustarlos.....

    ResponderEliminar
  3. Vais por buen camino, cuatro actos más encumbrando a Guerra, Gonzalez, Zapatero y Rubalcaba y el renacimiento y la regeneración es vuestra...
    Animo en vuestra PASOK ización..

    ResponderEliminar
  4. Me gusta, como ya he dicho, en la que te centras en crear... no en destruir. Un abrazo, aunque no comparta tus ideas. Pienso que los derechos cuestan dinero .. y tienen que ser con los nuestros, no con los de la deuda. Suerte y te deseo lo mejor. De corazón. Miguel.

    ResponderEliminar
  5. http://www.elcajondesastre.com/entrevista-con-kike-gladietor-accionista-de-telecinco-aspirante-a-falso-casting-humano-de-gh/ GRAN HERMANO15 topos+ACTORES https://www.youtube.com/watch?v=UyAuiTYzx4w&list=UUyqgPf0vBKjbyYDV1Fj2neg GH USO A 1 PERRITO http://www.dailymotion.com/video/xoifi4_gran-hermano-12-1-pepe-da-un-manotazo-a-torso-y-discute-con-aris_shortfilms

    ResponderEliminar
  6. No se puede regenerar aquello que nunca ha existido. En España hay consenso, y este por definición es la negación no solo de la política, sino de la democracia, que se basa en el disenso abierto y la libertad de pensamiento. El consenso no es otra cosa que una dictadura del pensamiento, que pasa a ser y a expresarse como la dictadura de " lo políticamente correcto". El Consenso es el reparto del botín del Estado. En política nunca debe haber consenso, otra cosa es el consenso social, que es de por sí deseable, pero ¿" consenso político"?..... Quien defiende y se expresa continuamente así es sencillamente porque o es un manipulador o es in ignorante absoluto en lo que a política se refiere, mejor que se dedicara a la religión, pues el consenso es una práctica propia de la iglesia pero nada tiene que ver con el gobierno de lo público.

    ResponderEliminar